ECOGRAFÍA GINECOLÓGICA ABDOMINAL Y TRANSVAGINAL

La ecografía abdominal es la ecografía más tradicional, y se realiza deslizando un transductor sobre la panza materna.

La ecografía transvaginal se realiza introduciendo el transductor en la vagina. Al trabajar con el doble de ondas sonoras la evaluación transvaginal brindará una imagen más detallada y de calidad superior.

El estudio indicado cuando el bebé va creciendo es el que se lleva a cabo por vía abdominal, ya que nos brinda imágenes de las estructuras que están más lejos de la vagina.

En ambos casos el equipo que se usa es el mismo, solo son cambiados los transductores.

                                  

Para realizar una ecografía se acuesta a la mamá boca arriba en una camilla, con el abdomen descubierto. En la ecografía abdominal se le aplica sobre el vientre un gel especial que ayuda a la transmisión del ultrasonido y luego se pasa el transductor.

En la ecografía transvaginal es de forma cilíndrica y luego de cubrirlo con un preservativo se introduce en la vagina.

En ambos casos, las imágenes obtenidas se reflejan en un monitor conectado al equipo.


Diferencias y similitudes

  • En la ecografía abdominal el transductor se desliza sobre el abdomen materno, en la transvaginal el transductor es de forma cilíndrica se introduce en la vagina.
  • En la ecografía abdominal el transductor emite sonidos con una frecuencia de 3.5 millones de Herz. En la ecografía transvaginal el transductor emite sonidos con una frecuencia de 7 millones de Herz.
  • La ecografía abdominal nos brinda imágenes de resolución aceptable, en la transvaginal las imágenes son de excelente resolución.
  • Ambas ecografías resultan inocuas para la mamá y para el bebé.
  • En la ecografía abdominal se puede observar con claridad las estructuras que se encuentran lejos del transductor. En la transvaginal se pueden visualizar a la perfección las estructuras próximas al transductor pero no las más distantes.
  • En la ecografía abdominal es ideal para observar las estructuras del bebé en el segundo y tercer trimestre de gestación. Por su parte la transvaginal es un excelente estudio para los exámenes ginecológicos y durante el primer trimestre de gestación. En el segundo y tercer trimestre, resulta útil para visualizar las estructuras próximas a la vagina.